Detrás del Café Mexicano

Tomable, no masticable, el café es tal vez el estimulante más conocido en todo el mundo. Te contaremos por qué.

Despertador de muchos, reconfortante de otros, el café, encabeza de las tradiciones más placenteras, teniendo gran presencia hoy en muchos hogares mexicanos. Exhibiéndose en su forma de grano molido o soluble, sigue teniendo grandes sensaciones sobre el diligente común. Sus efectos más conocidos son el de alertar a quien lo consume y el de aumentar la adrenalina, pero cada vez más se vincula la toma del café con la prevención de enfermedades malignas. Te contaremos la historia del café en México, sus características y su integración en la cotidianidad.


Llegada a Nueva España

En el siglo XVIII se expandió el cultivo en América. Fue hasta 1790 que empezó su comercialización en el país, llegando primero al puerto de Veracruz, para después emigrar hacia el sur del país. Oaxaca, Puebla, Tabasco y Yucatán en seguida comenzaron a cultivar el grano y fueron los hacendados que comenzaron a producir las primeras cosechas de café. En la época de 1840, el café llegó a la posesión de comunidades indígenas, desde Guatemala. Es así como en el sur había etnias indígenas, que habitaban en tierras vírgenes y producían granos para su propio consumo. Empezaba desde acá un paulatino crecimiento al autoconsumo. 

A finales del porfiriato, el café mexicano fue altamente cotizado, dado que en esta etapa se promovía la producción de cultivos de exportación (productos tropicales que garantizan altas tasas de ganancia). Estados Unidos, Alemania, Francia, España, Austria-Hungría eran los principales consumidores de café a finales del siglo XIX y México logró exportar hacia estos. 


Características

El café mexicano propone una sensación más suave, ligera y con sabores más sensibles. Por lo general, son los cafés de Veracruz, Oaxaca y Chiapas, los que adquieren mayor reconocimiento mundial. 

Por un lado, el de Veracruz se cultiva de 1,100 a 1,600 metros sobre el nivel del mar y su exquisitez resalta por sus notas a frutos rojos, a caramelo y a piloncillo. En el país se cultiva ambas semillas, Arábica y Robusta, pero la última predomina acaparando la producción en un 96 a 97%. Se cultiva en el sur del país dadas las condiciones climáticas, normalmente templadas y tropicales, que garantizan la calidad de la cosecha. 35% del café mexicano crece en fincas ubicadas alrededor de 900 metros sobre el nivel del mar. Su sabor puede tener un aspecto agridulce, pero aún así logra ser jugoso. 

Más hacia el sur, en Oaxaca, se encuentra que el café tiene sabores más cercanos a las frutas amarillas, incorporando una tonalidad de acidez cercana a la de las naranjas y otros toques florales. Las fincas pertenecientes a este estado se ubican entre 900 a 1,650 metros sobre el nivel del mar y geográficamente en las regiones que colindan con Veracruz y Chiapas.

El otro estado popular por su producción de café es el de Chiapas. Sus sabores son atractivos y peculiares ya que incorporan tonos de jazmín, bergamota, limonaria y vainilla. Al beber café originario de esta región, podrás percibir una sensación cremosa en tu paladar. Normalmente se cultiva entre 1,300 a 1,700 metros sobre el nivel del mar. 


Cotidianidad 

A finales del siglo XVIII se abrió una cafetería en la calle Tacuba en el centro histórico de la Ciudad de México. No se sabe a ciencia cierta, pero esta relata ser la más antigua del país, aún hallándose en las calles del centro histórico. La cafetería permitía la reunión de la élite, en un lugar cerrado, seguro, en el que se disfrutaba de acompañamientos estimulantes. El pan y el café empezaron a complementarse cada vez más, desplazando un poco la labor que tenía el chocolate con el primero. Con la propaganda masiva y éxito del café soluble en México, se ha vuelto una tradición tomarlo de esta manera, requiriendo poco esfuerzo en la preparación. El mexicano consume únicamente el 25% del café que produce, permitiendo que el extranjero goce más del fruto local. Esta es una invitación a consumir café mexicano, más allá del soluble, la idea es aventurarse a probar un grano 100% local. 


Referencias 

Cafecol. (s.f.). La riqueza de sus regiones. El Café de México. http://www.cafedemexico.mx/nuestra-historia.html

CEDRSSA. (2018). EL CAFÉ EN MÉXICO DIAGNÓSTICO Y PERSPECTIVA. 30, 1-33. http://www.cedrssa.gob.mx/files/10/30El%20caf%C3%A9%20en%20M%C3%A9xico:%20diagn%C3%B3stico%20y%20perspectiva.pdf

Gaxiola, M. (s.f.). DATOS QUE SEGURO NO CONOCÍAS DEL MÍTICO CAFÉ DE TACUBA. MXCity. https://mxcity.mx/2017/04/datos-que-seguro-no-conocias-de-cafe-de-tacuba/

Harper, J. (2020, marzo 30). Orígenes Del Café: Una Guía de México. Perfect Daily Grind. https://perfectdailygrind.com/es/2020/03/30/origenes-del-cafe-una-guia-de-mexico/


Instituto Nacional de Economía Social. (27 de mayo, 2019). Historia del café y su cultivo. Gobierno de México. https://www.gob.mx/inaes/es/articulos/historia-del-cafe-y-su-cultivo?idiom=es






Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados