Chocolate caliente. El mejor acompañante para el frío. Orgullo Mexicano.

Afrodisiaco, estimulante, medicina, tómalo como quieras. Concordarás con los aztecas sobre la divinidad del chocolate, un verdadero regalo de los dioses. El Cacao tal vez no es tan valorado como el oro, aun así, fue utilizado como una moneda de intercambio, siendo en anteriores épocas exclusiva de la elite. El mundo del chocolate no deja de tener encanto, logrando manifestarse a través de diversas formas durante la época prehispánica, posterior a la conquista y dentro de nuestra era industrializada. Desde la bebida ancestral xocolatl hasta su adaptación europea en forma de fondue, este apetecido alimento, continúa deleitándonos con su aspecto, figura y sabor. Te contamos sobre su comienzo y desarrollo, esperando que sea de orgullo su linaje mexicano.


Historia

Las culturas mesoamericanas agradecen a Quetzacóatl por el regalo del árbol de cacao, que se relata haberse traído desde el mismo paraíso. El origen tropical del árbol permitía que las primeras cosechas se desarrollaran en Tabasco, Chiapas y Campeche, regiones con gran presencia maya. Se consumía en forma de bebida dentro de rituales, celebraciones y para los soldados, antes de la guerra. 


Recordarás cuando chico, que se te restringía el consumo del chocolate, bueno eso sí era para controlar tus energías. Los mesoamericanos pensaban igual sobre ingerir esta mezcla de agua hervida, cacao, semillas de zapote y maíz. Se valora la aportación enérgica que tenía el fruto, dándole un parecer diferente a quien lo consumiese. Tan era la percepción sobre los poderes del alimento que se llegó a relatar que una dosis de xocolatl podría darle suficiente energía a un soldado por un día. Así mismo, los frutos eran símbolo de riqueza y se relata que Moctezuma, por su parte, poseía una despensa de millones de semillas de cacao. 


Producción

Anteriormente se secaban las semillas, eran hervidas con agua y se consumían como bebida. El chocolate mexicano, por excelencia, es la bebida para climas fríos, se acompaña con tamales, cualquier tipo de pan o galletas. No consta del pedazo cuadrado. Con la expansión global del chocolate, nuevas formas de consumo se han ideado a partir de los mismos procesos de industrialización. El proceso de producción ahora consta de muchos pasos, cada uno enfocándose en la calidad del resultado. 


Se empieza por la recolección del fruto, la obtención de las semillas en los periodos de cosecha (verano e invierno) y su respectivo secado. Son 35 a 50 semillas que se obtienen de una mazorca de cacao, cada una pesando de 1 a 2 gramos después de secarse. Luego, se lleva a cabo un proceso de tostado donde se calientan entre 60 y 80˚C, para seguidamente someterse a la prensa. Aquí se separa el licor de cacao de los sólidos que se pulverizan y se convierten en cocoa en polvo. Con estos dos productos se define el uso del chocolate (para bebida o como acompañamiento dulce) y se refina para su respectivo fin. Finalmente, las mezclas (populares con leche, azúcar y vainilla) son batidas, puestas a temperaturas específicas (para mejorar su conservación), moldeadas (según producto deseado y empacadas para distribuirse en todo el mundo. 


Percepción

El chocolate no siempre fue exquisito, en algún momento fue difamado y llegó a ser delito consumirlo. Exportado a España a ras de la conquista, el alimento recibió popularidad por sus componentes únicos. Los españoles también percibían los efectos del fruto y mientras unos gozaban de estos, otros crecían escépticos. Para la iglesia la bebida era peligrosa ya que alteraba los humores, reducía la quietud y en ocasiones fungía como afrodisíaco, por lo cual se prohibió durante los siglos XVI y XVII. Se eliminó el escepticismo sobre el manjar, el mundo le sacó el jugo al fruto, sembrándolo, procesándolo y degustándolo de diferentes maneras. Ahora encontrarás al chocolate en distintas formas, no popularizada como bebida, sino como un acompañamiento dulce, postre o simple bocadillo. No obstante, el mexicano goza de su diseño más tradicional, la bebida caliente.


Referencias 

Bescós, B. (15 de septiembre, 2017). El chocolate mexicano, una joya nacional. Forbes México. https://www.forbes.com.mx/forbes-life/el-chocolate-mexicano-una-joya-nacional/#:~:text=El%20chocolate%20tiene%20su%20origen,Cacao%2C%20alimento%20de%20los%20diosses.&text=Durante%20la%20conquista%20el%20xocolatl,en%20probarlo%20fue%20Crist%C3%B3bal%20Col%C

Cacao México. (s.f.). Historia del Cacao. Cacao México. https://cacaomexico.org/?page_id=70

González, A. (s.f.). El Chocolate: Orgullosamente de Origen Mexicano. México Destinos. https://www.mexicodestinos.com/blog/el-chocolate-orgullosamente-de-origen-mexicano/

Ochoa, J. (25 de febrero, 2019). La historia del Chocolate y su leyenda. México Desconocido. https://www.mexicodesconocido.com.mx/chocolate-historia-y-leyenda.html

Vargas, C. (25 de mayo, 2020). La historia del mestizaje del chocolate mexicano. EGADE Ideas. https://egade.tec.mx/es/egade-ideas/opinion/la-historia-del-mestizaje-del-chocolate-mexicano



Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados