¿Alguna vez habías escuchado de las “Muñecas Lupita”?

Estos juguetes tradicionales mexicanos nacieron hace más de 200 años en Celaya. Se hacen con papel maché, una antigua técnica utilizada por artesanos de China, India y Persia. Se hicieron conocidas en México en la época del Porfiriato, antes de la Independencia y se hicieron todavía más famosas cuando el pintor, Diego Rivera, las incluyó en una obra suya. 


Estás muñecas llegaron a México de Europa hechas con porcelana, las niñas mexicanas deseaban jugar con una pero no todas las familias podían costear una muñeca hecha a base de porcelana, por lo que las Lupitas comenzaron a hacerse en casa elaboradas para el entretenimiento de varios niños de clase popular. 


A estas muñecas también se les conoce como “Peponas” o “gorditas”, estas muñecas nacieron dentro de hogares mexicanos humildes. Es por ello, que las muñecas tenían diferentes diseños pues variaba de la imaginación y el poder adquisitivo de su creador, Poco a poco, el diseño fue siendo menos uniforme hasta llegar hasta la figura que todos conocemos. 


Las Lupitas están formadas por cinco piezas; la cabeza, el torso, dos brazos y dos piernas hechas con papel maché hecho de masa con engrudo, unidas por un hilo. La decoración es la parte más divertida de este juguete, sin pintar a mano con pintura vinílica y la piel de la muñeca suele ser rosada.


Déjame decirte que si tú o alguien de tu familia tiene una muñeca Lupita, son poco comunes y consideradas como piezas de colección. 



Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados